Si hablas con cualquiera que conozca un poco la posventa de nuestro país, siempre sale a colación la gran cantidad de distribuidores (más de 3.200) y de talleres (más de 40.000 o de 45.000, según las fuentes) para un parque como el nuestro. Y, a continuación, la conversación vira hacia la necesidad de concentración en este sector.


Si, además, miramos otros países, tenemos, probablemente, no sólo una de las distribuciones más eficaces, sino también una de las más atomizadas. Hace unos días me comentaba un gurú de este sector que en cualquier país europeo, si quieres vender una marca determinada, basta con llegar a acuerdos con dos o tres distribuidores a lo sumo. "Y en España, ni alcanzando acuerdos con los dos o tres grupos principales (AD Parts, Groupauto Unión y CGA) te aseguras penetración", se lamentaba.
Así las cosas, todo parece indicar que la concentración no es sólo necesaria sino que requiere de cierta urgencia, ya que la reducción de márgenes es inviable para unos distribuidores que, además, deben servir la pieza en menos de una hora y mantener un stock amplísimo para poder hacer frente a una demanda sobreexcitada y malacostumbrada por el exceso de oferta.
Algunos movimientos hemos visto en los últimos tiempos y todo tipo de rumores hablan de próximos anuncios. Sobre este tema Juanjo Cortezón escribe el editorial del número 249 de nuestra revista Talleres en Comunicación.
Aquí puedes leerlo.