El 60% de los conductores españoles estaría dispuesto a comprar un coche autónomo, y el 34 % considera que podrá empezar ya ha disfrutarlo en un plazo entre 3 a 5 años. Son algunas de las conclusiones del Observatorio Cetelem Auto 2016 presentado hoy sobre coches conectados y autónomos.

Las nuevas tecnologías aplicadas al automóvil son una revolución latente, en pleno desarrollo. Según se desprende de los datos recogidos por el Observatorio Cetelem Auto 2016, presentado hoy en Madrid, el coche conectado es para el usuario sinónimo de progreso y confort, aunque aún se percibe cierta reticencia a su uso masivo por considerarlo todavía un medio de transporte caro. En todo caso, la seguridad y el ahorro de costes son razones fundamentales para la compra de este tipo de vehículos. Respecto al coche autónomo, hay grandes expectativas, de gran aceptación, aunque queden algunos años para que sea un medio de transporte cotidiano.

Según el estudio del Observatorio Cetelem, para los conductores españoles encuestados el coche conectado es simplemente el coche ideal, sinónimo de progreso en materia de confort (87%), de ahorro de tiempo (84%) y de seguridad (81%). Por otro lado, el 70% opinan que el coche conectado es caro. España destaca a nivel internacional por considerar el coche conectado el coche ideal. (79% vs 73% media internacional).

Cuando se habla de coche conectado se entiende que la navegación es totalmente generalizada, con el uso de lo último en tecnología. En España, el uso del Smartphone es una herramienta fundamental, ya que un 70% confiesa que lo usa para preparar o guiar sus desplazamientos. También destacamos por el uso del GPS no integrado (45%). Respecto al uso de otras aplicaciones interactivas (como Google Maps), el 88% de los españoles encuestados reconoce su uso. Chinos (97%) y brasileños (95%), lideran el ranking de usuarios de estas aplicaciones. Los japoneses (57%), están a la cola de esta lista.

En cuanto al coche autónomo, en la encuesta de Cetelem, a la pregunta de si este coche es todavía una ensoñación y si hay disposición a su uso, el 54% de los españoles lo conocen y afirman que será una realidad y en 80% afirma que estarán interesados en su uso. Nuestro país está por encima de países como Estados Unidos o Alemania en esa percepción sobre el futuro y utilidad del coche autónomo.

A la pregunta de qué haría dentro de este vehículo, divertirse es la primera opción (48% media mundial). Sin embargo, los españoles no ven la diversión como referente prioritario (39%). Hablar con los pasajeros y/o descansar son otras de las alternativas en las que el “conductor” emplearía su tiempo.

Sobre quién debe hacer realidad el sueño del coche autónomo, los fabricantes tradicionales son los preferidos para ser los responsables de este proceso de transformación hacia el coche autónomo (58%). En segundo lugar, se alude a los especialistas en tecnologías de la Información, como Google o Apple (43%), seguido por fabricantes de equipos (36%), responsables de infraestructuras (20%), talleres (16%), etc.

El estudio elaborado por Cetelem se ha realizado mediante una encuesta del Observatorio Cetelem Auto 2016 de dimensión mundial, ya que abarca 15 países (Alemania, Bélgica, Brasil, China, España, EEUU, Francia, Italia, Japón, México, Polonia, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía). Se han gestionado 8.500 encuestas a personas que han comprado un automóvil en los últimos 5 años (1.000 realizadas en España).