El Circuito del Jarama- RACE celebró su 50 Aniversario con una cena de gala, el pasado 4 de julio, en la recta principal del trazado a la que acudieron diversas personalidades del mundo del motor. El presidente del RACE, Carmelo Sanz, expresó su deseo de hacer otra celebración dentro de 50 años. “Para ello, estamos poniendo los mimbres que nos permitan seguir creciendo, seguir albergando competiciones y eventos en unas instalaciones fantásticas”.

En este sentido, con el ‘Paddock Club', se ha finalizado la primera fase, ya operativa, del proyecto Jarama 2021. El segundo peldaño “arranca en apenas dos semanas, con la transformación de la zona de prensa y posterior unión con la Torre del Circuito, la ampliación de la tribuna de recta y la remodelación de los primeros boxes”, desveló el presidente del RACE.

Asimismo, Carmelo Sanz destacó la labor de los presidentes, directores y empleados que han hecho posible cumplir el medio siglo de vida del Jarama. El responsable tampoco quiso olvidar la labor que viene desarrollando el RACE en materia de seguridad, reconociendo “el importante trabajo que, desde hace tantos años, desarrolla el Jarama formando a los oficiales y comisarios de competición, que velan por la seguridad de todos”.

Tras la cena se ofreció un repaso visual a todas las curvas del circuito: la leve Nuvolari, la cerrada a derechas Fangio, la rapidísima Varzi, la doble de Le Mans, Farina, Pegaso y su legendaria subida, Ascari, la del Marqués de Portago, la bajada de Bugatti, Pegio, la ‘importante' Monza y, hasta esta semana, la del túnel.

Y es que el momento más emotivo de la noche fue que la curva conocida como “la del túnel”, última del trazado, pasa a llamarse “María de Villota” en memoria de la piloto. En septiembre de 2013, el Circuito del Jarama presentó en el túnel de acceso al Circuito el nuevo Plan Jarama 2021, proyecto que fue amadrinado por María. En este sentido, y en el año del 50º Aniversario, el RACE tomó la decisión que “si ese espacio fue el lugar de inicio de la nueva era del Circuito y de la que María fue parte, queríamos honrarla con la curva del túnel”, aseguró su presidente.

Su familia, encabezada por su padre, Emilio de Villota, acudió al evento y mostró su agradecimiento en un discurso muy emocionante. “A María le habría encantado ver su nombre entre tantos pilotos tan legendarios y que tanto le han dado al mundo del motor. Para ella, además, ésta era la curva más importante del Circuito del Jarama, ya que es la que permite entrar más rápido en la recta y alcanzar la mayor velocidad punta de todo el trazado, algo que es lo que consigue ganar las carreras”.