Con motivo de San Cristobal, el Gremi de Talleres de Barcelona celebró, el pasado 14 de julio, su fiesta patronal con el tradicional homenaje a los talleres que cumplen 50 y 25 años como agremiados en 2017, de los que este año nueve talleres han sido “Bodas de Oro” y 51 “Bodas de Plata”, cifras que se vienen repitiendo desde hace varios años. “Es un orgullo para la entidad, pero también un reto a mantener y a ser posible superar en el futuro”, destacan sus responsables.

En su discurso, Celso Besolí, presidente del Gremi, marcó los retos inmediatos por los que la organización lucha para asegurar el progreso de la profesión y de las empresas de reparación de automóviles, cuya estructura está invitada a crecer o a especializarse. En este sentido, la entidad reivindica para los talleres una formación más empresarial, conservando el carácter de negocio de proximidad al cliente, además de exigir una Formación Reglada de calidad y adaptada a las tecnologías de los nuevos vehículos conectados y ecológicos, que imponen cambios en los procesos de trabajo.

Además, desde el Gremi reclaman una Formación Continua competitiva, especializada, equitativa y asequible a todos los profesionales de la empresa de reparación y mantenimiento de vehículos de motor, que asegure el libre acceso e igualdad de oportunidades.

Con relación al nuevo acceso a la Información Técnica para la reparación del vehículo, el presidente se ha congratulado de los objetivos conseguidos en estos últimos meses a través de la unión de todos los talleres europeos, en los que la organización barcelonesa ha participado activamente, en defensa de la igualdad de oportunidades de los profesionales y de la libre elección de taller, campo en el que, según Besolí, queda todavía mucho por hacer hasta concretar los acuerdos en la aplicación de la práctica.

Toda esta labor surge de la cohesión gremial, que en Barcelona y provincia agrupa más de 3.000 talleres, “como una fortaleza capital del sector en la defensa de los intereses del colectivo de empresas de reparación y mantenimiento de vehículos de motor en el actual entorno tecnológico, económico, normativo y social, donde las pymes se enfrentan a condicionantes políticos desde nivel local hasta europeo, y frente a intereses tan divergentes como los de las grandes corporaciones del automóvil”, destacan desde el Gremi.

Igualmente, Celso Besolí reflexionó en su intervención sobre todo lo que se puede aprender de la labor de tantos talleres familiares, como los galardonados en este acto, “que, con su esfuerzo, dedicación, riesgo, profesionalidad y, sobre todo, mucho entusiasmo y constancia, construyen un tejido empresarial sólido y perdurable a través de las generaciones, que ha demostrado ser capaz de integrar tanto etapas expansivas como crisis de las más duras, para aportar trabajo y valor a nuestra sociedad, en tanto que uno de los servicios de proximidad más comprometidos con la seguridad vial y la sostenibilidad de la movilidad”.

La celebración patronal 2017 del Gremi ha contado, además de con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, con el patrocinio de empresas como Applus, Audatex, Banco Sabadell, Cator, Emms, Mensaelect, Montepio de Conductores, Sircat, T.T.A. y Zurich, cuyos representantes no han faltado a la cita para compartir el homenaje a los galardonados y estar en contacto directo con los talleres.