Han pasado cincuenta años desde que el 8 de agosto de 1962, los empresarios Augsburgo Gebhard Weigele y Johann Sulzberger patentaran el primer lavadero automático de vehículos a motor, tal y como explican en la web Coches.com. Los primeros lavados de coche automático eran muy diferentes. Se trataba de una estructura que, con dos cepillos acoplados y un poco de jabón, frotaban los laterales y la parte superior del automóvil, mientras este se deslizaba por unos raíles. En 1962 solo contaba con un único programa de lavado, pero tan solo un año después llegaron los secadores en una versión mejorada que hacía totalmente prescindible la mano del hombre.

Los inventores de lavado de coche automático fundaron la compañía Lavaderos Wesumat, que en el año 2000 se vio obligado a fusionarse con su principal competidor en el mercado, California Kleindienst, como respuesta a la caída de los beneficios en Europa. El resultado de la fusión fue el nacimiento de Washtec, que continúa siendo una de las principales empresas del sector.