En Bélgica hay un nuevo millonario: Marc Ghys de Wiekevorst ha logrado alcanzar el millón de kilómetros con su Mercedes E 270 CD, gracias a los aceites y aditivos de Liqui Moly. “Mi mecánico me ha dicho que el motor se conserva todavía en magníficas condiciones gracias a Liqui Moly”, según Marc Ghys, propietario y director gerente de Metro Impex Belgium NV.

Por motivos de trabajo, pasa mucho tiempo en la carretera por motivos de trabajo y recorre una media de 60.000 km al año. Anteriormente conducía también un Mercedes y con el 190 E llegó a los 750.000 km. De esta manera, se le ocurrió romper la marca del millón de kilómetros.

El siguiente vehículo fue un Mercedes E 270 CDI del año 2000 y, para que el motor durase tanto, Marc Ghys apostó desde un principio por Liqui Moly. En cada cambio de aceite utilizó los productos de la marca y, cada dos cambios de aceite, se limpió el circuito de aceite con Liqui Moly Motorclean y se le aplicó Liqui Moly Cera Tec como protección contra el desgaste. Esta combinación logró mantener el motor limpio y añadir la protección adicional necesaria para conseguir una vida útil larga. Con ello, el motor aguantó un millón de kilómetros.

No es sólo el motor original, sino que no ha tenido que repararse nunca. Con el paso del tiempo, tan sólo se tuvieron que cambiar cinco inyectores y algunas bujías de incandescencia. Las piezas de goma y plástico del compartimiento del motor dieron más problemas que el motor en sí, ya que se fueron resquebrajando y rompiendo según pasaban los años.

Y justo al alcanzar la marca del millón de kilómetros apareció otra dificultad. El cuentakilómetros de seis dígitos dejó de funcionar y se quedó clavado en los 999.999 km. Por lo visto, los ingenieros de Mercedes no habían contado un kilometraje tan alto: ir a la Luna y volver, además de dar luego cinco vueltas a la Tierra.

Entretanto, Marc Ghys se ha comprado otro coche: un Mercedes E 220 D, que también funcionará con Liqui Moly desde el principio.