El sistema Control de Crucero Adaptativo (ACC) de Bosch regula la velocidad del coche, manteniendo la distancia de seguridad seleccionada por el conductor con el vehículo que le precede. De este modo se conduce de forma más relajada y se presta más atención al tráfico.

Sin duda, la densidad del tráfico actual exige la máxima atención por parte del conductor, que debe estar siempre preparado ante situaciones imprevistas, para frenar o acelerar con rapidez. Esto se reduce gracias al Control de Crucero Adaptativo de Bosch.

El sistema reduce el estrés del conductor durante el viaje, regula la velocidad y mantiene la distancia preseleccionada con el vehículo que le precede. Si la distancia se acorta en exceso, el sistema baja moderadamente la velocidad mediante desaceleración o frenando suavemente el coche.

"Esto no sólo proporciona comodidad, sino que permite que el conductor se concentre mejor en el tráfico", consideran desde la firma alemana.

El manejo del ACC es sumamente sencillo: el conductor puede seleccionar la velocidad y la distancia deseada a través de la unidad de control. La distancia de seguridad se regulará dependiendo de la situación y el estilo de conducción.

Un sensor de radar de larga distancia controla el estado de la circulación. A través de las señales recibidas, el ACC calcula la distancia, la dirección y la velocidad de los vehículos precedentes, aunque la carretera no siga una línea recta.

En el caso que la carretera esté libre de vehículos, el ACC mantiene la velocidad ajustada. Si nos acercamos al vehículo que va adelante u otro invade nuestro carril, el sistema reacciona de forma automática, interviniendo directamente en el control del motor o sobre el sistema de frenos, en combinación con el ESP.

En cuanto deja de haber vehículos en el carril, el coche acelera automáticamente hasta la velocidad deseada, también ajustada previamente.

El nuevo sistema de Bosch proporciona una circulación fluida y armónica dentro del tráfico. Pese a su eficacia, los deseos del conductor siempre tienen prioridad, que puede acelerar y frenar el todo momento, esté o no conectado el ACC.