El acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Japón recoge la eliminación de los aranceles de un 10% sobre el valor del coche con los que la UE ha venido penalizando a los vehículos japoneses importados. Igualmente, la importación de piezas y componentes también quedará liberada de la tasa del 3%, informa el periódico El Mundo.

Las partes, que dejaron el acuerdo prácticamente cerrado en el mes de julio, han aprobado el texto legal que los negociadores han consensuado, que debe abrir el comercio entre unas economías que representan alrededor del 30% de la producción mundial.

En los últimos cinco meses, los negociadores han trabajado para estabilizar las tarifas en los servicios o la cooperación regulatoria, pero continúan las discusiones sobre el tema de la protección del inversionista. Japón se ha mostrado reacio a adoptar el sistema que la UE ha ideado, aunque el objetivo es alcanzar un acuerdo a primeros de año para que el tratado se pueda aprobar por los diferentes Estados miembros.

La Unión Europea exportó a Japón 279.000 vehículos en 2016 por un valor de 7.300 millones de euros, mientras que, respecto a la importación, salieron del país 575.000 automóviles que supusieron una facturación de 9.000 millones de euros.