El fundador de Tesla, SpaceX y PayPal, Elon Musk, comentó en el marco de la reunión de la National Governors Association estadounidense la necesidad de una regulación que supervise el desarrollo de la inteligencia artificial, ya que se trata del “mayor riesgo al que se enfrenta la civilización” con respecto al empleo y la desestabilización social, según informa ElEconomista.es.

“Es un riesgo para la existencia de nuestra civilización”, advierte el empresario. “Hasta que la gente no vea a los robots matar a personas por la calle no se entenderán los peligros de la inteligencia artificial”.

A su vez, personalidades como Stephen Hawking, Bill Gates, François Chollet de Keras o David Ha de Google se sumaron a los comentarios de Musk, ya que temen que esta tecnología se pueda usar para operar un ejército de bots para el control masivo de la población o para enmascarar las actividades humanas no éticas, entre otras cosas.

Pero no todo lo que habló fue negativo, sino que dedicó parte de su charla a hablar de Tesla y su futuro. El empresario cree que la adopción de vehículos eléctricos crecerá exponencialmente y que en diez años más de la mitad de los vehículos producidos en Estados Unidos serán completamente eléctricos y la mayoría de ellos autónomos.

“En 20 años no es que no vaya a haber gente al volante, es que no habrá volante directamente”, dijo convencido Musk. “Podrá existir alguien con un coche tradicional, pero será como usar hoy un caballo como método de transporte. Posible, pero poco común”.