Durante el mes de junio, la DGT asturiana tiene previsto iniciar una campaña de revisión y control con el objetivo de vigilar el estado de los neumáticos.

Se trata de una campaña a nivel autonómico, que se une a otras nacionales, y coincidirá con el inicio del verano, cuando el número de movimientos por carreteras aumentan y las precauciones deben ser las máximas en una de las piezas fundamentales en la seguridad del vehículo. Las sanciones para los infractores que circulen con neumáticos en mal estado pueden acarrear multas de 200 euros.

La Dirección General de Tráfico (DGT) desarrolla campañas de control de ámbito autonómico, que se suman a las que las DGT desarrollá a nivel nacional en este año 2016, activando casi con periodicidad mensual campañas relativas al control de velocidad, de alcohol y drogas, motos y bicicletas, condiciones de los vehículos, de circulación en carreteras convencionales, y de transporte escolar.