En el mes de enero se han matriculado 101.661 turismos, cantidad que supone un incremento del 20,3% en comparación con el mismo mes del año 2017 y en los niveles alcanzados en 2008, cuando comenzó la crisis. Entonces se registraron 101.621 unidades, según explican en su balance ANFAC, Ganvam y Faconauto. Comparando las cifras del pasado mes con las de enero de 2007, antes del comienzo de la crisis, el mercado español de turismos estaría todavía un 12,7% por debajo.

Por canal de venta, el de particulares registró 52.253 matriculaciones en enero, lo que supone un aumento del 15,6% en comparación con enero del año pasado. El canal de empresas matriculó un total de 33.189 unidades, un 26,4% más, mientras que el de alquiladores registró en enero 16.219 matriculaciones, lo que ha supuesto un incremento del 24% respecto a enero de 2017, ya que las empresas están comenzando a renovar sus flotas de cara al inicio de la temporada alta turística.

Adolfo Randulfe, director de comunicación de ANFAC, explica que el año ha arrancado con una cifra de matriculaciones por encima de las esperadas para el mes de enero. “Es reseñable el buen comportamiento del canal de particulares en enero, un canal que durante muchos meses de 2017 ha estado por debajo del crecimiento medio del mercado y, en varias ocasiones, incluso ha marcado cifras negativas. Con todo, este canal de particulares se sitúa diez puntos por debajo en crecimiento que el de empresas o alquiladores. Esta buena marcha de las matriculaciones esperemos que sirva para comenzar a rejuvenecer el parque de turismos. Algo muy necesario porque, con una edad media de doce años, es un parque envejecido. Los coches de una elevada antigüedad no incorporan los últimos avances tecnológicos en control de emisiones ni en seguridad, con lo que ello supone tanto para el medio ambiente como para la seguridad vial”.

Por su parte, Tomás Herrera, director general de Ganvam, afirma que “este enero ha sido un tanto excepcional pues las matriculaciones no han sufrido tanto este año la temida cuesta de enero. El motivo podemos encontrarlo en dos factores: el PIB encadena cuatro años de subidas y el paro se sitúa en el nivel más bajo de los últimos ocho años, lo que ayuda a elevar la confianza y favorece el consumo de las familias. Además, el aumento de las compras de alquiladoras nos está anticipando una buena temporada de cara a Semana Santa. Ahora bien, el hecho de que el canal de empresas sea el que más crezca tiene una segunda lectura, ya que hay un porcentaje considerable de automatrículas que está inflando artificialmente el mercado. Para aumentar el protagonismo de los particulares como compradores, que es donde debe estar el grueso de un mercado sano, hay que repensar un programa de incentivo al achatarramiento que contribuya a aminorar el impacto medioambiental de un parque que ya supera los doce años de media, y amortigüe las políticas restrictivas a la movilidad que vienen aplicando los consistorios”.

En opinión de Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, “el arranque del año nos ha sorprendido con un buen mes de enero, que se ha quedado por encima de nuestras previsiones. Hay que señalar el comportamiento, muy destacado, del canal de particulares, que se ha visto favorecido por la bolsa de operaciones retenidas en los concesionarios, que no se cerraron en diciembre y que en enero sí que se han convertido en matriculaciones. Por su parte, las empresas han mantenido su buen tono, pero gracias a que una de cada tres operaciones en este canal han sido matriculaciones tácticas, siguiendo con la misma dinámica que arrastramos ya a lo largo de todo el año pasado y que consideramos perjudicial para el mercado y, particularmente, para los concesionarios. De cara a febrero, no podemos ser tan optimistas y no pensamos que los buenos resultados de este inicio de ejercicio se repitan, ya que la bolsa de pedidos en enero ha sido menor”.