Francisco Albero S.A.U, FAE, inaugura oficialmente su nueva Sala Blanca, de 700 metros cuadrados, y su nueva Sala ESD, de 150 metros cuadrados, con lo último en tecnología y cumpliendo los requisitos de la industria 4.0. Para ello, la empresa ha hecho una inversión que ronda los seis millones de euros.

En concreto, la Sala Blanca ISO-7 está dedicada exclusivamente a la producción de sensores cerámicos para Sondas Lambda, con una capacidad actual de fabricación de tres millones de sensores ampliable a seis millones, con muy poca inversión. Con estas instalaciones, FAE da un salto cualitativo y cuantitativo, y pretende convertirse en uno de los principales fabricantes a nivel mundial, al ser uno de los pocos productores en el mercado con este tipo de sala.

En cuanto a la nueva sala electrónica ESD (Electro Static Discharge), cuadriplica el tamaño de la actual y cuenta con unos nuevos equipos que le permiten “una producción más Lean”, según FAE, y se incorpora a la Industria 4.0.

“Queremos agradecer a todos los asistentes a esta inauguración en nuestras instalaciones la visita efectuada, así como el interés mostrado en este gran proyecto, y también dar las gracias al CDTI y ACCI?" y a todo el personal de FAE, que son los verdaderos artífices de que hayamos podido alcanzar este nivel tecnológico para poder fabricar sensores complejos de electrónica y cerámica multicapa”, indica Francisco Marro, presidente de FAE.

Estas instalaciones fueron inauguradas por Francisco Marín, director general del CDTI; Joan Romero, consejero delegado ACCI?"; y Rocío Ramírez, regidora de Turismo y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Hospitalet. También asistió Maria Luisa Soria, directora de Relaciones Institucionales e Innovación y secretaria de la Junta Directiva de Sernauto; y los presidentes de varias instituciones como el CIAC, el Cluster Materiales Avanzados y el ClusterMoto.

Además, participaron en el evento diversos directivos del sector de componentes de automoción como Ames, Bitron, Ficosa, Guilera, Gutmar, J. Juan, Valeo y Zanini, así como UPMBall, Universidad de Barcelona y el Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC).