El comentario general en la asistencia de Gap del Rally de Montecarlo era la majestuosa asistencia del equipo recién llegado al Mundial, Hyundai. La formación en la que milita Dani Sordo sorprendió a todos con un montaje de dos plantas y mil metros cuadrados, digno de la Fórmula 1.

 

Más que una asistencia, el montaje parece un concesionario itinerante. Es un edificio de dos plantas, pero que viajará de rally a rally europeo. De los Alpes irá a la aún más fría Suecia, para pasar al calor de Portugal, Cerdeña o Cataluña, pasando por el barro de Gales o de Polonia.
Nueve camiones son necesarios para transportar el voluminoso montaje, que precisa de 25 personas para construirlo. En Montecarlo tardaron seis días en finalizarlo, aunque el objetivo es conseguir acabarlo en tres. Los artífices de tan magna infraestructura son españoles. La empresa AMG, ubicada en la localidad sevillana de Dos Hermanas, es la responsable de la asistencia más espectacular de la historia de los rallys. No son nuevos en esto, ya que buena parte de las infraestructuras que pueblan el paddock del Mundial de MotoGP son obra suya.
Al verlo, muchos dirán que se aleja al público de los pilotos y del trabajo de los mecánicos, una de las atracciones en los parques de asistencia. Pero hay una amplia zona reservada para los espectadores, mientras que los invitados VIP pueden verlo todo desde la segunda planta a la vez que toman algo.

 

Vía | AS Motor