El magnate Carl Ichan consiguió Pep Boys, fabricante de componentes automovilísticos, en una puja por algo más de 1.000 millones de dólares (unos 920 millones de euros), después que la firma Bridgestone hubiera elevado hasta en dos ocasiones su oferta.

En este sentido, Bridgestone, mediante su filial Bridgestone Americas, indicó que no presentará una contraoferta a los 18,5 dólares por cada título de Pep Boys ofrecidos por Icahn Enterprises y que supone un incremento de 1,5 dólares en relación con la última oferta del productor de neumáticos.

Bridgestone pasó de ofrecer 15,5 dólares a 17 dólares en efectivo por cada título de Pep Boys, lo que representa un aumento total de 84 millones de dólares (algo más de 77 millones de euros) en comparación con su anterior propuesta.