Imprefil pone a la venta un nuevo equipo de trasvase y filtración móvil que se puede utilizar para limpiar depósitos de combustible, además de trasvasar combustible de un depósito a otro, repostar vehículos, máquinas y sistemas de depósitos móviles. El sistema móvil se basa en el principio de separación centrífuga de varias etapas, que aporta una solución eficaz a los problemas relacionados con agua y partículas.

Avalado por la firma alemana Separ, el equipo portátil, de la serie SWK200, sólo precisa de suministro eléctrico, a través de la red eléctrica o mediante batería, para el funcionamiento de la bomba. Recomendable para traspasar gasoil de un depósito a otro, es fácil de limpiar y la bomba se desactiva en caso de un nivel crítico de agua en el vaso del filtro. Sólo después de vaciar el agua se puede reiniciar la bomba.

Para evitar el sobrecalentamiento del motor de la bomba, el caudal se regula automáticamente en función de la temperatura ambiente y, a temperaturas demasiado elevadas, el motor se apaga. Cuando la unidad se enfría se puede reiniciar de nuevo. Además, el temporizador permite ajustar el tiempo de funcionamiento de la bomba, mientras que el caudal variable se adapta a diferentes tamaños de depósitos (18 ó 40 litros/minuto).

El equipo portátil de trasvase de combustible SWK200 de Separ, cuyos productos son distribuidos en España por Imprefil, destaca también por contar con un boquerel con corte automático, así como manguera de aspiración con válvula de retención y filtro de acero; funcionamiento con alimentación por la red 100-240V CA / 50-60 Hz o batería de 12V CC; protección contra polaridad invertida; y manillar plegable para facilitar el transporte y almacenamiento.