La Policía y la Fiscalía alemana registraban el 18 de abril diez edificios como parte de la investigación abierta contra varios directivos de Porsche, filial del Grupo Volkswagen, por la presunta manipulación de emisiones contaminantes en vehículos diésel. Una treintena de miembros de la Fiscalía de Stuttgart y 160 policías se encargaron de los registros en los estados federados de Baden-Württemberg y Baviera, informa El Mundo citando fuentes del propio organismo germano.

Tras iniciar la investigación en julio de 2017, en el punto de mira hay tres personas sospechosas de “fraude y publicidad ilegal en relación con la manipulación del sistema de control de emisiones de vehículos diésel”. Uno de ellos es miembro de la dirección de la empresa, otro es un alto ejecutivo y el tercero ya no trabaja en Porsche actualmente.

Después de la redada, un portavoz de Porsche ha confirmado que los investigadores habían asegurado documentos en las instalaciones de Porsche en Stuttgart y Audi en Ingolstadt. “Audi y Porsche cooperan completamente con las autoridades”, declaraba, según informa El País.

En diciembre de 2016, Volkswagen llegaba a un acuerdo con Estados Unidos sobre 85.000 vehículos entre los que se encontraba el Porsche Cayenne con motor de seis cilindros. En agosto de 2017, la Autoridad Federal de Carreteras de Suiza (Fedro) prohibía temporalmente la venta en el país del Cayenne, equipado con el motor diésel de 3.0 litros, “por manipulación probada de los gases de escape”. A la vez, el Gobierno alemán ordenó que revisara 22.000 Cayenne y también cortó provisionalmente sus matriculaciones.

De este modo, continúan los registros después de que el 'dieselgate' saliera a la luz en otoño de 2015, cuando las autoridades estadounidenses denunciaron el trucaje de cientos de miles de vehículos. Cabe recordar que, a principios de este año, los fiscales alemanes ampliaron la investigación sobre Audi, que desarrolló los motores diésel V6 de 3.0 litros que fueron usados en modelos de Volkswagen, Audi y Porsche.