La Asociación de Concesionarios de Turismos, Motocicletas y Vehículos Industriales de Sevilla (Asconse), integrada en la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme), rechaza la subida del impuesto sobre los vehículos de tracción mecánica (IVTM), el conocido “sellito” del coche, anunciada por el Ayuntamiento de Sevilla para su incorporación a las ordenanzas fiscales del próximo año 2018.

El gravamen subiría en todas las categorías, excepto en los coches de menor potencia, quedando congelado para los que superen los 20 caballos de potencia fiscal (c.f). Sin embargo, se plantean subidas de hasta cinco euros, en el caso de los coches de 12 a 16 caballos, informan desde la patronal sevillana.

De aprobarse esta propuesta, Asconse estima que “el incremento de este impuesto en la capital generaría situaciones desiguales respecto a otros municipios del área metropolitana que pagan un 'sello' más barato, lo cual haría proliferar la picaresca de que se termine tributando en localidades colindantes, provocando justo el efecto contrario al que se quiere conseguir”.

En este sentido, la presidente de Asconse, Carmen B. Moreno, aclara, además, que “no se puede pretender solucionar el problema de la disminución de ingresos que está sufriendo la Hacienda sevillana a base de subidas de impuestos, para compensar la bajada de otros, cuando todo ello responde a un problema de fondo como es la pérdida de población en Sevilla, que habrá que atajar en base a la aplicación de otras políticas que no pasen por un aumento injustificado de la presión fiscal”.