Los seguidores del equipo de McLaren de Fórmula 1 calientan motores después de la presentación del nuevo monoplaza para la temporada 2018, que arrancará el 25 de marzo en Melbourne (Australia), en cuya creación se ha vuelto a utilizar la tecnología en pintura más avanzada de AkzoNobel.

Durante la presentación oficial del equipo en Navarra, se veía por primera vez el nuevo color principal del MCL33 que AkzoNobel ha desarrollado en colaboración con McLaren: el Papaya Spark. El nuevo monoplaza también lleva los colores Burton Blue y Cerulean Blue, que reflejan el legado de McLaren en la competición. El equipo utilizó por primera vez el Papaya en 1968 por decisión del fundador, Bruce McLaren.

“La presentación supone otro hito en nuestro compromiso con el desarrollo tecnológico en pintura”, comentó Peter Tomlinson, director de la unidad de negocio Automotive and Specialty Coatings de AkzoNobel. “Es fantástico tener un colaborador como McLaren, con el que tenemos el orgullo de llevar diez años trabajando y de compartir nuestra pasión común por las prestaciones y las tecnologías de alto rendimiento”.

El equipo McLaren confía en la tecnología de AkzoNobel en elementos tan esenciales en la F1 como son el color, la protección y el rendimiento. Los innovadores sistemas de pintura suministrados por AkzoNobel han permitido al equipo McLaren de Fórmula 1 reducir en gran medida el peso total de la pintura, además de acortar el tiempo del proceso en más del 50%.

“El trabajo con AkzoNobel es un ejemplo de cómo una relación de largo recorrido puede seguir planteando desafíos y sirviendo de inspiración a ingenieros y científicos”, comenta Jonathan Neale, director de Operaciones de McLaren Technology Group. “Los avances técnicos que AkzoNobel nos ha proporcionado este año serán decisivos para ganar puestos en la carrera. La innovación conjunta en proyectos durante el invierno ha dado lugar a un diseño con el acabado base agua más sostenible y a una importante reducción de peso y tiempo”.

El nuevo sistema de pintura de AkzoNobel ofrece ventajas en cuanto a rendimiento y sostenibilidad, como la tecnología más avanzada en aparejos con secado por UV, el acabado base agua y el barniz superrápido, todo con una reducción importante de las emisiones. Las dos compañías llevan trabajando en estrecha colaboración desde 2008, cuando AkzoNobel se convirtió en proveedor oficial de pintura del equipo McLaren de F1 por primera vez. McLaren utiliza la marca Sikkens de AkzoNobel en sus monoplazas desde entonces.