La planta de tratamiento y valorización de neumáticos, que la empresa Racso Soluciones S. L. tiene previsto abrir el próximo verano en la localidad pontevedresa de Lalín, tendrá una capacidad de procesamiento de 15.000 toneladas al año de NFUs.

La nueva planta de Racso recibirá una media de 60 toneladas de neumáticos usados al día, que serán sometidos a un proceso de trituración y separación magnética de la que se espera obtener unas 18 toneladas diarias de caucho y hierro destinados a empresas cementeras, 0,42 toneladas de hierro para siderúrgicas y 41,58 toneladas de chips de caucho y hierro que se someterán a una trituración secundaria, que los reducirán aún mas extrayendo 9,58 toneladas al día.

El caucho libre de hierro, sobre 32 toneladas diarias, volverá a triturarse y generará 6 toneladas de fibra textil para cementeras como combustible alternativo, y 24 de polvo de caucho para fabricación de distintos productos, según informa la Voz de Galicia.

Sin embargo, las previsiones de apertura de la planta podrían retrasarse por cierta oposición vecinal, que ha provocado que el Concello de Lalín esté mirando con lupa todo el proyecto, para garantizar que la actividad valorizadora no generará ningún problema medioambiental.

Por el momento, la empresa ya cuenta con el informe de impacto ambiental favorable de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Xunta, organismo que no ha encontrado ningún problema y que, tras analizar el proyecto, incluso descartó someterlo a evaluación de impacto ambiental ordinaria.

Para curarse en salud ante las protestas vecinales, el Gobierno de Lalín ha propiciado encuentros entre representantes de Racso y los vecinos para clarificar dudas. Ahora está programándose una visita a una instalación de idénticas características radicada en León para conocer su funcionamiento.