La rentabilidad de los concesionarios se sitúo en el 1,7% en el primer semestre, tres décimas más que un año antes (1,4%), según refleja el Informe Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On Business Solutions para Ganvam. Las previsiones apuntan a que las redes oficiales cerrarán el ejercicio con una rentabilidad cercana al 2%, frente al 1,75% del año anterior.

Ganvam atribuye esta mejora de los resultados, principalmente, al buen comportamiento del área de ventas, debido a la inminente finalización del PIVE, pero también al aumento de la renta disponible de las familias por la mejora de la economía y la confianza, unido a otras causas como la mayor financiación o la caída del precio del combustible. Estos factores contribuirán este año a rozar las 1.150.000 unidades matriculadas, quedándose muy cerca de los 1,2 millones que corresponden al mercado español.

En un análisis por áreas de actividad, las ventas de vehículos aportaron el 54% de la rentabilidad al concesionario hasta junio, lo que supone dos puntos porcentuales más que un año antes y el mejor resultado desde 2008. En este sentido, las ventas de nuevos fueron el verdadero artífice de estos buenos resultados, ya que la contribución del vehículo de ocasión fue la más baja de los últimos dos años, dejando un 8,7% de margen bruto sobre la cifra de negocio en cada operación. Las ventas de vehículos de más de diez años en concesionarios y compraventas crecieron casi un 37% hasta junio.

Por su parte, la aportación de la actividad de posventa (taller y recambio) al resultado de los concesionarios se redujo dos puntos porcentuales, hasta situarse en el 46% en el primer semestre, lastrada por la antigüedad creciente del parque que supera ya los once años de media. Teniendo en cuenta que los vehículos de más de diez años representan ya el 53% del parque circulante, mientras que los menores de cinco sólo representan el 17%, no es de extrañar, según Ganvam, que la posventa pierda peso en su contribución al resultado global de las redes oficiales.

En este contexto, la posventa sólo aportó el 18% de los ingresos del concesionario hasta junio, un punto menos que un año antes, sobre todo por la caída del área de recambios, terreno que ceden a las ventas de acuerdo a la misma fuente, que representaron el 82% del volumen total de negocio, frente al 81% que supusieron a fin del primer semestre del año pasado.