El Gobierno del Reino Unido está impulsando el uso de coches eléctricos con un proyecto de ley que exige a las gasolineras de todo el país que instalen más puntos de recarga, según informa Bloomberg y recoge la web de Faconauto. Las disposiciones están incluidas en el Proyecto de Ley de Automóviles y Vehículos Eléctricos, que se debate en el Parlamento británico.

La medida es parte de un esfuerzo para reducir emisiones y permite al ejecutivo obligar a las estaciones de servicio a sumarse a una red actual de 11.500 puntos de carga en todo el país. También requerirá que los conductores de vehículos autónomos estén asegurados y que las víctimas de colisiones que involucren a coches sin conductor tengan acceso a compensación.

Gran Bretaña está invirtiendo más de 1.300 millones de euros en tecnología de vehículos eléctricos y sin conductor para crear un mercado que, según estimaciones del gobierno, puede suponer 53.000 millones de euros en 2035.