Agentes del Seprona ha abierto expedientes sancionadores a un hombre de 28 años propietario de un pabellón en la comarca de Arlanza (Burgos) en el que se llevaban a cabo labores de reparación de vehículos, careciendo de permisos y autorizaciones para legalizar el negocio.

En este sentido, el Seprona de Santa María del Campo obtuvo indicios de uno de estos supuestos negocios ilegales, en el marco de las acciones preventivas en materia de medio ambiente y de inspección de locales donde se pudieran ubicar talleres clandestinos de reparación de vehículos.

En presencia del responsable se realizó una inspección al interior de la nave, verificando que se encontraba dotado de la herramienta profesional necesaria para hacer el mantenimiento y la reparación de vehículos, así como de recambios.

En el interior fue localizado un automóvil sobre el que se estaba trabajando, cuyo titular no era la persona a cargo del taller. Tras diversas investigaciones, el taller ilegal se anunciaba en una página web, como venta de vehículos y adicionalmente facilitaba mecánico a domicilio.