Son muchos los trabajos dentro de un taller que pueden implicar riesgos para el empleado, recuerda la marca Loctite en una articulo que les adjuntamos íntegro. Por ello es vital seguir unas recomendaciones, muchas de ellas reflejadas incluso en la ley de Prevención de Riesgos Laborales, para hacer el trabajo mucho más seguro.

Sin duda alguna, las pistolas pulverizadoras son una de las herramientas que precisan de mayor atención a las indicaciones de seguridad. De no hacerlo, los problemas pueden ser muy graves.

Desde daños a los ojos a problemas respiratorios, el uso indebido de las pistolas pulverizadoras conlleva consecuencias nefastas. Por eso hay que conocer los riesgos y considerar que toda precaución que puedas tomar es necesaria.

Leer las fichas de seguridad de las pistolas pulverizadoras es un ejercicio de seguridad. En ellas, se indican los riesgos que existen al usar la herramienta. Por lo general, los riesgos más comunes son:

- Contacto y exposición a sustancias nocivas. Uno de los peligros más habituales. La toxicidad de los productos que se utilizan en los trabajos con pistola pulverizadora hace que el empleo de Equipos de Protección Individual sea absolutamente necesario. No lo es por el riesgo de inhalación directa, sino por las partículas que quedan en el aire al salir a alta presión, debido a que pueden ser altamente tóxicas.
- Proyección de fragmentos y lesiones por inyección. Aunque pueda parecer un caso extremo, la corriente de alta presión que genera una pistola pulverizadora puede perforar la piel.
- Incendios y explosión. Los solventes son altamente inflamables y cualquier chispa que se produzca puede ser suficiente para que se inicie un fuego.