El uso de los fosos va decreciendo, poco a poco, en la industria del taller, reemplazados por los elevadores o puentes elevadores. “Estos son más baratos de instalar y montar ya que vienen preparados prácticamente para llegar, colocarlo en la mejor posición del taller y ponerlo a funcionar”, refleja uno de los últimos post del Blog 401 de Loctite.

Para trabajar con un foso, el profesional debe conocer los riesgos y establecer unas medidas de prevención para asegurar un correcto trabajo. Los riesgos más frecuentes que se derivan del trabajo en fosos y que, ocasionalmente, originan lesiones de cierta gravedad son caídas en su interior; caídas de herramientas y objetos; golpes en la cabeza; incendios y explosiones por acumulación de vapores inflamables; e intoxicaciones producidas por humos de combustión, generalmente más densos que el aire.

En este artículo, Loctite enumera algunas de las medidas de seguridad que se deben tomar en un trabajo en foso, además de la forma de manipular un vehículo en el mismo. También destaca el uso de los equipos de protección individual necesarios (EPIs), como gafas, guantes calzado de seguridad y casco cuando el responsable así lo indique.