La zona geográfica en la que se reside, y por la que se conduce, influye en el número de partes que se dan a la compañía aseguradora, entre otros factores. Esta es una de las conclusiones del I Estudio Nacional del Buen Conductor que ha elaborado el comparador Acierto sobre una muestra de más de un millón de conductores en nuestro país.

Según este estudio, recogido por el Blog de CertifiedFirst, los automovilistas de Madrid, Melilla y Sevilla son los que remitieron más partes a su compañía de seguro de automóvil en el año 2016, mientras que los conductores de Teruel, Las Palmas y Lleida son los que menos partes tramitaron. Las diferencias entre los extremos del ranking son acusadas. Así, los madrileños dieron un 48% más de partes (1.136.000) que los catalanes y un 86,4% más que los automovilistas de Teruel.

En el extremo opuesto, los conductores de Teruel son los que menos partes dan al seguro y los automovilistas de Soria y Ceuta son quienes dan menos partes con terceros implicados dan (apenas un 4,1%). Por Comunidades Autónomas, Galicia es la tercera con más partes totales (18,4%), mientras Canarias (4,9%) y Murcia (5,5%) son las zonas con menos partes con terceros implicados.

En cuanto al precio final de la póliza de seguro en función del lugar de residencia, el estudio muestra que son los automovilistas segovianos los que menos pagan por su seguro de coche, mientras que Pontevedra es la provincia donde asegurar el vehículo resulta más caro.

En general, las provincias del Norte son las más caras a la hora de contratar el seguro de automóvil, ya que, según las estadísticas, hay más probabilidad de sufrir un accidente debido a factores como la climatología, la orografía o la mayor cantidad de desplazamientos por carreteras secundarias. En Pontevedra se registraron un 19,6% de partes, en La Coruña un 18,7% y en Álava un 18,8%, mientras que en provincias como Granada (16%) y Almería (15%) los porcentaje son más bajos.

Asimismo, las compañías aseguradoras también tienen en cuenta la edad del automovilista: mientras los jóvenes de entre 18 y 23 años dan un 50% menos de partes que los mayores de 65, estadísticamente son considerados el perfil de mayor riesgo debido a la gravedad de los siniestros en los que se ven implicados. De ahí que, en la práctica, paguen hasta tres veces más por el seguro de coche que otras franjas de edad.

En cuanto a las diferencias de género, cada vez son más sutiles (sobre todo desde la Ley de 2012 de Igualdad de la Unión Europea). En la franja de edad más temprana, entre los 18 y los 23 años, las mujeres dan un 7% más de partes que los hombres. Esto también ocurre entre los 34 y los 39 años, franja de edad en la que ellas dan un 17% más de partes al seguro que ellos. Aunque lo cierto es que, si bien dan más partes, en general, son menos graves.