Los 16.708 concesionarios de Estados Unidos emplearon a 1.131.900 personas en 2016, con una media por concesión de 69 trabajadores, lo que supone un crecimiento del 2,5% respecto a las cifras del año anterior, según datos del informe anual de la NADA, la patronal de los concesionarios estadounidenses, recogido por Faconauto.

La misma fuente apunta que el sueldo medio semanal se situó en los 1.122 dólares (1.042 euros), de tal modo que un empleado termina cobrando de media 69.000 dólares al año (64.100 euros al año), una de las cifras más altas de cualquier industria del país. Por su parte, la facturación media de los puntos de venta alcanzó los 59 millones de dólares (54,8 millones de euros), un 5,1% más que en 2015.

La media de vehículos vendidos por cada concesionario fue de 1.045, ligeramente superior a la media del año anterior. Su precio se incrementó un 3% en el caso de los nuevos, hasta los 34.449 dólares (32.000 euros), quedando el de los usados en 19.866 dólares (18.470 euros).

La posventa contabilizó un total de 315 millones de órdenes de reparación en 2016, significando una mejora del 22% respecto al año anterior. Con esta cifra, la penetración de la posventa oficial se sitúa en el 43% para los coches nuevos.

“Cada vez más clientes están eligiendo un concesionario para reparar su coche nuevo”, apunta Patrick Manzi, economista senior de la NADA. De promedio, los servicios express se incrementaron un 11%, mientras que las reparaciones fuera de garantía lo hicieron un 4,2%. Según los mismos datos, las concesiones acumulaban el año pasado en sus instalaciones 3,9 millones de coches.