El Encuentro “Desafío futuro de la posventa. Visión ibérica del recambio independiente”, organizado la semana pasada por Sernauto en colaboración con Motortec Automechanika Madrid, albergó una mesa de debate con distribuidores nacionales que pusieron en valor las positivas cifras de la industria de componentes y se señalaron las oportunidades que entrañan los cambios que se están experimentando en el mercado de recambios.

Bajo la batuta de Nuria Álvarez, responsable de Relaciones Institucionales y Comunicación de Conepa, los ponentes se mostraron optimistas ante el futuro próximo ya que, tal y como destacaron, la cadena de valor de la posventa española es un sector potente, camaleónico, rápido y hábil, que ha sabido ir respondiendo a los distintos desafíos que se han ido presentando.

En primer lugar, José Luis Bravo, director gerente de ASER Aftermarket Automotive, habló del cambio en las relaciones con los clientes. La distribución conoce poco a sus consumidores digitales, un aspecto a mejorar según el responsable, sobre todo en el taller (con sólo un 7% de comercio online), pero sí se debe conservar el conocimiento personal que los distribuidores poseen de sus clientes.

En cuanto a la concentración de la distribución, Carmelo Pinto, director general de Serca, señaló que el sector nacional es distinto al del resto de países (3.200 tiendas y 43.000 talleres), pero la concentración acabará llegando aunque “vamos a tener tiempo de reaccionar”.

Por su parte, Fernando Riesco, director general de Dipart, se mostró optimista respecto a la entrada de nuevos actores en el mercado (seguros, renting, plafaformas online), ya que supone una oportunidad en un sector “donde somos rápidos y hábiles”. Desde el punto de vista del e-commerce, se trata de un desafío por la cantidad de información y datos que poseen las grandes plafaformas y actores tecnológicos que están entrando en el sector. “Estamos suficientemente preparados para aprovechar las ventajas de esas plataformas y aplicarlas a nuestras empresas”, apostilló.

Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera, también tomó para en este debate para hablar de conectividad y defensa del sector independiente, al que llamó a trabajar como “un gran lobby” durante las tomas de decisiones en Bruselas, en reuniones que se celebran diariamente. “Aquí no hay una revolución, sino una evolución y desarrollo. Estamos preparados para adaptarnos a todo”. Entre otros asuntos, Cuerno resaltó cómo beneficia a la distribución independiente la compra de recambios por parte de los concesionarios, así como la importancia del recién aprobado Real Decreto de ITV y la transparencia de los precios, que va a transformar el mercado.

Para concluir, Alejandro Vicario, director general del Grupo CGA, sí mostró cierta preocupación por la irrupción de las redes de los fabricantes de vehículos en el mercado posventa. “Nos va a venir mayor competencia y estamos preocupados/ocupados con esta intromisión de los grandes constructores en nuestro mercado. En CGA recabamos información de si está teniendo éxito en este sentido”. Vicario afirmó estar “más preocupado que otras veces porque hay tres cosas diferentes: cantidad de medio materiales y humanos que están dedicando, que se están lanzando todos al mismo tiempo (Citroen, PSA, VW,...) y que es un avance casi sin tomar en consideración sus redes de concesionarios”.