Los fabricantes de automóviles de todo el mundo están llevando a cabo grandes inversiones en baterías y vehículos eléctricos, una cantidad que suma hasta el momento 90.000 millones de dólares (73.576 millones de euros) y sigue creciendo, según un análisis de Reuters recogido por elEconomista.es.

Esta inversión se destina a un segmento, el de los eléctricos, que todavía representa menos del 1% de los 90 millones de coches que se venden cada año, donde Tesla es el actor dominante; de hecho, las ventas de sus tres modelos sumaron algo más de 100.000 vehículos en 2017.

Las inversiones en vehículos eléctricos anunciados hasta la fecha incluyen al menos 19.000 millones de dólares (15.532 millones de euros) por parte de los constructores en Estados Unidos, 21.000 millones de dólares (17.165 millones de euros) en China, y 52.000 millones de dólares (42.504 millones de euros) en Alemania. Pero la mayor parte de las inversiones está destinada al gigante asiático, donde el Gobierno ha establecido cuotas crecientes de vehículos eléctricos a partir de 2019.