En España se produjeron 1,85 millones de accidentes leves de tráfico en 2016. La siniestralidad creció un 2,78% en el ejercicio, es decir, hubo 64.300 golpes de chapa más, aumentando en todas las comunidades autónomas, excepto en Cantabria. Estas son algunas de las conclusiones que arrojan los datos a cierre de año reunidos por Tirea y divulgados por Estamos Seguros.

A pesar del incremento de la siniestralidad en prácticamente toda España, el balance de Unespa destaca que el ejercicio 2016 fue “relativamente benigno” si se compara con la media histórica. Así, todas las jornadas registraron menos siniestros que el promedio de accidentes de chapa por día de la semana del periodo comprendido entre 1999 y 2016.

Las comunidades donde más aumentaron las colisiones fueron las Islas Baleares (9,1%), la Comunidad de Madrid (6,20%), así como la Comunidad Valenciana y Aragón (ambas, con un 4,7%). Entre tanto, sólo en Cantabria se mantuvo la siniestralidad prácticamente igual de un año para otro, con una ligera caída del 0,3%, informan desde Unespa.

Las regiones más pobladas son las que anotan una mayor cantidad de accidentes en términos absolutos. Así, en Andalucía se produjeron 357.677 siniestros, en Cataluña otros 282.028, y en la Comunidad de Madrid, 257.205. El panorama cambia si esta magnitud se mide en relación con la población. Bajo este prisma, los lugares donde resulta más complicado conducir son Melilla (5.418 accidentes por cada 100.000 habitantes), Baleares (5.078), Cantabria (4.922) y Galicia (4.268), mientras que donde la siniestralidad en relación a sus habitantes es más baja son, entre tanto, Aragón (3.061), Ceuta (3.129), Castilla-La Mancha (3.416) y el País Vasco (3.485).

Los accidentes leves también varían en función de la época del año y los días de la semana. Los periodos vacacionales presentan menos siniestros, ya que los golpes de chapa suelen ser resultado del tráfico urbano y éste se hace menos denso en los momentos de descanso. En concreto, agosto fue el mes más tranquilo del año, con sólo 138.085 colisiones leves, seguido de los meses de enero (143.711) y diciembre (144.459). El momento más problemático del año es junio, con 169.015 choques sin heridos entre vehículos.

La estacionalidad por días de la semana también refleja los comportamientos colectivos: el viernes es la jornada con más golpes de chapa en las ciudades, produciéndose de media 6.073 siniestros en 2016. Le sigue el lunes, con 5.942 golpes. Las colisiones caen en el fin de semana, hasta tocar un mínimo de 2.811 de media cada domingo.