Los apoyos de motor defectuosos no solo representan un peligro para la seguridad, pues especialmente merman también en gran medida el confort de marcha.

Por ello, los mecánicos de Meyle indican en un nuevo vídeo qué síntomas tiene un apoyo de motor defectuoso y las consecuencias que éste puede tener. El fabricante hamburgués recomienda una reparación.

Los apoyos de motor pueden fallar prematuramente, debido a grandes fluctuaciones entre la temperatura ambiente y la temperatura de servicio, a vibraciones o también a la carga del motor. Como resultado se desestabiliza el comportamiento de marcha, se originan molestos ruidos y disminuye en algunos casos, en gran medida, el confort de marcha.

En YouTube, en el canal Meyle TV, los mecánicos explican los vínculos y muestran además los daños que pueden originar un apoyo de motor defectuoso: pueden causar con mayores vibraciones un esfuerzo excesivo de los otros puntos de soporte o incluso una inclinación del motor.

Éste finalmente puede llegar a tener contacto con la carrocería o bien con los componentes periféricos, a saber, con el árbol de transmisión, los tubos flexibles y los cables.

Efectuando una reparación, el taller puede prevenir estos daños y, al mismo tiempo, puede ofecer al cliente un provecho inmediatamente notable en forma de un mayor confort al conducir.