El Salón del Automóvil de Tokio está siendo el marco en el que Goodyear, uno de los principales fabricantes de neumáticos del mundo, está exhibiendo dos prototipos de cubiertas que ayudarán a afrontar los objetivos de la movilidad del futuro.

De hecho, los investigadores de la firma plantean retos constantes a los ingenieros y científicos con el fin de encontrar soluciones innovadoras para neumáticos que no sólo respondan a las necesidades de los consumidores, sino que también constituyan una ayuda para responder los retos del futuro en materia de movilidad.

 

Goodyear está mostrando en la capital nipona, por un lado, el BHO3, que puede transformar el calor y la presión generados por la rodadura del neumático en energía eléctrica para recargar las baterías de los automóviles.

El neumático genera electricidad gracias a la acción de materiales termoeléctricos y piezoeléctricos. El material termoeléctrico transforma el calor generado durante la rodadura, mientras que el material piezoeléctrico transforma la presión que se crea por la deformación de la estructura.

Teniendo en cuenta que la demanda de coches eléctricos crece, esta tecnología tiene el potencial de contribuir de manera significativa a solucionar los retos del futuro de la movilidad.

Por otro lado, Goodyear también está mostrando el prototipo de neumático Triple Tube, que puede ajustar su presión de inflado a las condiciones cambiantes de la carretera para ofrecer a los conductores nuevos niveles de prestaciones y versatilidad.

En el futuro esta tecnología podría ser utilizada por coches autónomos permitiendo al neumático adoptar la forma que necesita antes de tomar una curva.

Este neumático utiliza una bomba interna que mueve el aire desde la cámara principal hacia las tres cámaras individuales. Dependiendo de las condiciones de la carretera, se ajusta de forma automática en tres posiciones diferentes: la posición Eco/Safety, que proporciona una menor resistencia a la rodadura; la deportiva, que aporta a los conductores buena manejabilidad en seco gracias a una huella de contacto optimizada; y la de seguridad sobre mojado, que brinda resistencia al aquaplaning gracias a una banda de rodadura elevada en el centro del neumático.

"Una de nuestras prioridades es desarrollar productos que ayuden a afrontar los desafíos que plantea el futuro de la movilidad como la congestión del tráfico, la sostenibilidad, la contaminación urbana, la interconectividad, el crecimiento demográfico y la seguridad vial", indica Joe Zekoski, Vicepresidente y Director Técnico de Goodyear.