El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha tomado la decisión de permitir la instalación de supercargadores de vehículos eléctricos de la firma automovilística estadounidense Tesla, recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado jueves.

 

Se aprueba, de este modo, la instalación de conectores Tesla para estaciones de carga "ultra rápida" de potencia de más de 100 kilovatios, tanto en nuevos puntos de recarga como en la renovación de instalaciones ya existentes.

El período de validez de esta autorización para la puesta en marcha de supercargadores finalizará el 18 de noviembre de 2017 y el Gobierno considera que estos conectores tienen un nivel de seguridad equivalente a los actuales.

Según el Ejecutivo, estos supercargadores entregan electricidad a una potencia de 135 kilovatios, lo que posibilita a los usuarios recargar el 80% de la batería de su vehículo en un período de entre 20 y 30 minutos y poder recorrer unos 400 kilómetros con una recarga muy corta.

"Esta tecnología aproxima el coche eléctrico a la experiencia de conducción convencional, en la que usualmente se conduce en autopista durante 2 ó 3 horas y posibilita a sus usuarios recorrer largas distancias de forma cómoda", indicaron fuentes gubernamentales.