Un barrio sin asfaltar ni sistema de alcantarillado, lleno de barro y charcos ubicado en el Bronx (Nueva York) es refugio de cientos de inmigrantes hispanos que se ganan la vida reparando automóviles en pequeños talleres.

 

Hasta hace dos años más de mil trabajadores, en su mayoría latinoamericanos, trabajaban en esta especie de vertedero llamado Willlets Point, contiguo al estelar y nuevo campo de béisbol de los Mets de Nueva York, en el condado de Queens.

Pero la batalla de la ciudad y las constructoras para erigir un megaproyecto de viviendas y centro comercial en la zona ha forzado la marcha de los inmigrantes. Algunos empezaron a irse en 2013, otros dicen que aguantarán hasta el final y otros han aceptado resignados una compensación económica para trasladar su negocio al Bronx.

Han sufrido una presión bárbara. "Algo insólito, terrible. Y al final, hemos perdido", asegura Jorge Suárez, un ecuatoriano de 47 años que integra una cooperativa de 45 talleres que interpusieron una demanda y en marzo acordaron con la ciudad y las constructoras marcharse a cambio de una compensación por 5,8 millones de dólares (algo más de cinco millones de euros).

"Sólo tengo dos meses. ¿Dónde pongo yo mi equipo?", se pregunta Suárez señalando las tuercas, máquinas y aceites que usa en su taller.

Algunos hispanos optaron por no integrar la cooperativa por incredulidad, falta de dinero para pagar las cuotas o por la necesidad de dedicarse sólo al negocio y olvidarse de una batalla que muchos describieron como demasiado larga y agotadora. Otros formaron diferentes grupos.

Armando Hernández, un mexicano de 43 años que trabaja con su hermano en un taller y no forma parte del acuerdo con la ciudad, argumena que si nos tenemos que ir, pues nos tenemos que ir. "Imagino que nos avisarán con una carta. Espero que no nos echen a las malas", se resigna.

Las autoridades locales aseguran que han trabajado con la cooperativa y otros talleres de la zona para ayudarlos a identificar nuevos lugares donde instalarse y ofrecerles asistencia para pagar el alquiler.