El Blog Ruta 401 comparte una consulta de un cliente que está tratando de introducir la malla de fibra de poliéster y de carbono en la reparación de los parachoques de los automóviles y vehículos de transporte, para así poder ofrecer a sus clientes mayores ventajas en sus servicios. En su consulta, pregunta a Loctite si tiene experiencia con este material y cuál es el mejor producto para tratarlo.

Desde Henkel han probado varias veces el uso de Loctite 5085 para reparación de piezas rígidas en paragolpes, guardabarros o defensas, e incluso lo han aplicado en asientos, así como en piezas de fibra para autobuses y vehículos industriales. “Nos parece que la fibra es un material extraordinario al que se adhieren de maravilla productos como el Teroson PU 9225 SF ME, ofreciendo una gran tenacidad y resistencia a la tracción siempre que se use como refuerzo interior en la cara no visible”, aseguran desde la compañía.

Una de sus últimas experiencias con este material fue reparando un asiento, un tubo de entrada de aire al motor, un depósito de combustible, la carcasa de un espejo retrovisor y un parachoques de una grúa. Todo con Teroson PU 9225 SF ME, excepto la carcasa del espejo y unos acoplamientos de intermitentes, que se hizo con Teroson PU 9225 UF ME.

Además, como complemento, Henkel recomienda que, en los casos que sea necesario, se use la cinta de fibra de vidrio y carbono Loctite 5085, que sirve como refuerzo.