Las firmas de componentes automoción de México invirtieron el pasado año un total de 3.339 millones de dólares (poco menos de 3.000 millones de euros), un 69% más que en 2014 y récord en su historia, reflejo evidente del buen momento que vive en sector en el país.

De hecho, el negocio de los componentes se ha vuelto tan importante que ya representa el 24% de la inversión extranjera directa y el 12% del total. Además, da empleo a 672.515 personas, el 90% de la industria automoción.

El valor de su producción alcanzó el año pasado más de 85.000 millones de dólares (algo más de 76.200 millones de euros), un 6% más que el ejercicio precio, al tiempo que la expectativa es que en seis años, en 2021, se superen los 99.000 millones de dólares (cerca de 89.000 millones de euros).

En México, este sector está conformado por 2.400 compañías, de las que el 35% son nacional y el resto foráneas, destacando firmas como Bosch, Hitachi, Nemak, Gonher, LTH, Rassini o Metalsa, reconocidas a nivel global y que fabrican desde gomas para espejos retrovisores hasta chasis y componentes estructurales.