La marca MINI ofrece desde marzo un año de garantía de reparación extendida con un límite de 200.000 kilómetros, con carácter adicional a los dos años de Garantía Comercial en todos los modelos de su gama. La incorporación comenzó con los modelos MINI Clubman y el Nuevo MINI Countryman, continuando con el resto de la gama, MINI 3puertas, MINI 5puertas y MINI Cabrio.

Esta extensión cubre el coste de las piezas y mano de obra de las reparaciones que puedan surgir como consecuencia de cualquier avería fortuita debidamente diagnosticada. Además, cuenta con ventajas, como valor de reventa, vinculada a un vehículo concreto y se transmite al siguiente propietario; amplias coberturas, válida en los Talleres Autorizados MINI de todo el mundo; calidad y seguridad, así como uso de Recambios Originales.

A través de esta iniciativa, la firma automovilística quiere reafirmar su compromiso con los clientes de MINI, al ofrecer sin coste adicional un valor añadido en la compra de un vehículo.