Un interesante artículo de fondo de María Luisa Soria, secretaria general de Sernauto - publicado en la web de la patronal y que nosotros se lo adjuntamos íntegro - remarca que en los últimos meses las emisiones de los vehículos y los procedimientos de medida de las mismas se han convertido en un controvertido tema de debate técnico y político y han estado muy presentes en los titulares de los medios de comunicación.

De hecho, prosigue la dirigente, en unos ensayos realizados por el Joint Research Centre, organismo de la Comisión Europea que realiza estudios sobre emisiones de vehículos y nuevos procedimientos de ensayo, se detectó que las emisiones de los vehículos en uso real, y especialmente las de NOx de los automóviles diésel, eran superiores a los valores máximos de homologación de los mismos en el laboratorio.

Otras entidades europeas obtuvieron resultados similares, e incluso se observó una divergencia importante entre los resultados de laboratorio y en uso real en el caso de algunos vehículos.

El motivo fundamental de estas diferencias es que el ciclo de ensayo NEDC (New European Driving Cycle) utilizado en la homologación de los nuevos tipos de vehículos, en el laboratorio y en condiciones controladas y perfectamente reproducibles ya no representa las condiciones más dinámicas de conducción de los vehículos actuales, más potentes y pesados que cuando se definió el ensayo. La media de aceleración de 0 a 100 km/h ha descendido de 14 segundos en 1981 a 9 segundos en 2007.