En los SEAT León 1P (año 2009) y Altea 5P (año 2009), fabricados entre del 6 de noviembre de 2007 al 16 de junio de 2009, y con unidad de control del ABS/ESP (MK-60), existe la posibilidad de que la conexión a masa se interrumpa debido a una sobrecarga termomecánica.

Si la conexión a masa se interrumpe, el sistema ABS/ESP falla y existe la posibilidad de que no ofrezca la asistencia necesaria durante la estabilización del vehículo. Como consecuencia de ello, el sistema ABS/ESP no reduce el peligro de derrape, recoge una última red de alerta (Nº: CCAA-254/2017) de la Agencia Aecosan.

La empresa SEAT ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios para actualizar el software de la unidad de control del ABS/ESP en los vehículos afectados.