Renault espera que los motores diésel vayan desapareciendo en la mayor parte de sus coches a la venta en Europa, según informa Faconauto en su página web citando fuentes de la empresa a Reuters, después de que el fabricante francés revisara los costes de alcanzar los estándares de emisiones tras escándalo que golpeó a Volkswagen.

Tradicionalmente, Renault, junto a PSA, han hecho grandes inversiones en la tecnología diésel, por lo que, al principio, defendieron su viabilidad después de que saltara el caso VW. Sin embargo, ya en julio, el jefe competitividad de la marca, Thierry Bollore, apuntó que la previsión de inversión en diésel se había reducido significativamente.

Los estándares y los métodos de testeo cada vez más exigentes incrementarán, según la información de Reuters recogida por Faconauto, el precio de producción del diésel hasta un punto en el que resultará complicado su mantenimiento en el mercado.

Estos motores más caros, pero también más eficientes que los de gasolina, ya han desaparecido de los modelos más pequeños de Renault, como del Twingo. Para 2020, la marca predice que las normas de emisiones Euro 6 pondrán al diésel fuera del segmento de subcompactos, incluyendo el Clio, al igual que de algunos compactos, como el Megane.