La nueva carta Crombox se produce en las instalaciones de Roberlo con los lotes de pintura recién fabricados. “Por este motivo nuestra carta es una de las que permiten replicar más fielmente el color, evitando tener que hacer ajustes durante el mezclado y asegurando que no haya diferencias entre la pintura original y la zona a reparar”, destacan desde la compañía.

Crombox se utiliza con los dos sistemas base disolvente Dicrom y Ucrom y está distribuida cromáticamente para facilitar al máximo la identificación de todas las variantes dentro del mercado automovilístico.

Está compuesta por 3.800 chips (78 tacos de color), equivalente a tener más de 8.300 colores OEM relacionados en la base de datos del software iCrom. Los 680 chips (19 tacos) de colores sólidos han sido comprobados con el sistema Ucrom, con el objetivo de maximizar su utilidad.

Las características más destacadas de Crombox son su gran ventaja respecto a la organización por marca; permite una rápida localización de la fórmula para el pintado de colores OEM; identificación precisa y fiable; mejor color 'matching'; y fácil utilización (concepto bidireccional). También destaca la buena imagen de esta herramienta, ya que se presenta en una caja elegante y un armario metálico que permite disponer fácilmente los tacos de color para la máxima comodidad en el taller.

Crombox es desarrollado y pintado en el Color Factory del Roberlo Crom Techno Center utilizando la más novedosa tecnología en la fabricación de cartas. Crombox, junto con el software iCrom, garantizan al usuario una actualización constante para ser el aliado perfecto en la formulación del color.