Uruguay es la última parada de la Formula E en su periplo latinoamericano. Schaeffler tiene una importante presencia en Sudamérica, con un total de 3.600 empleados en sus plantas de de Brasil, que este año celebra 60 años desde su inauguración. La compañía también dispone de sedes comerciales en Colombia, Chile, Perú y Argentina, donde está presente desde 1970. Dispone, además, de centros de distribución en Cartagena (Colombia) y Buenos Aires (Argentina).

Doce carreras en diez emplazamientos de todo el planeta. El calendario de esta categoría es este año más internacional que nunca. Tres ciudades, Roma, Santiago de Chile y Zurich, acogen una carrera de Formula E por primera vez.

Desde la temporada inaugural de 2014/2015, Schaeffler mantiene su compromiso con la Formula E, enfatizando su posición como pionero en movilidad eléctrica dentro y fuera de la pista. Desde que las regulaciones técnicas de la categoría se abrieron al desarrollo tecnológico en la temporada 2015/2016, los especialistas de Schaeffer han sido responsables del desarrollo del tren de potencia del monoplaza.

El modelo actual, el Audi e-tron FE04, incluye también tecnología “made by Schaeffler”. Junto con Audi, los ingenieros de la compañía han desarrollado el elemento clave del vehículo: la unidad motor-generador.