El Consejo de Administración de SIGAUS ha decidido asumir, sin trasladar a los consumidores de aceites industriales, el mayor coste de la gestión del aceite usado en España, debido al entorno de bajos precios del petróleo y la caída en la demanda de los productos procedentes del tratamiento de este residuo.

En este sentido, a lo largo del presente ejercicio SIGAUS aumentará en un 59% de media la financiación de las actividades de recogida del aceite usado que realizan las empresas gestoras con las que mantiene contrato, con el objetivo de seguir garantizando la recogida gratuita y correcta gestión de este residuo peligroso.

SIGAUS, el sistema integrado de gestión (SIG) encargado - en nombre de sus empresas adheridas, fabricantes e importadores de aceites industriales - de la recogida y gestión del aceite usado en España, de acuerdo a lo establecido en la normativa vigente (RD 679/2006 y Ley 22/2011), ha presentado los resultados del estudio de costes de la recogida en nuestro país, realizado a través de una empresa independiente (PwC), y que tiene en cuenta la evolución de los precios internacionales que afectan a esta actividad, como el petróleo y sus derivados, así como la información suministrada por las principales empresas del sector.

Como resultado de dicho informe, se ha comunicado a los gestores el nuevo sistema de financiación, que se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2016, y que supone una subida media de la financiación de la recogida de un 59%.

Se trata de un sistema financiación progresivo, basado en las dos variables que repercuten más claramente en los costes de recogida, como son la distancia a recorrer hasta el punto productor y el volumen recogido, y que trata de aportar más dinero en aquellas zonas del territorio más alejadas de los grandes núcleos urbanos, como zonas de montaña o desfavorecidas, en las que la recogida conlleva costes muy importantes y evita riesgos ambientales también muy elevados (la mayoría de espacios protegidos o recursos hídricos en España se ubican en ellas).

Así, se ha definido un abanico de financiación, que va desde un incremento del 10% en el caso de la financiación de las recogidas en 193 municipios (incluyendo todas las grandes ciudades españolas) que, por su cercanía a los centros gestores y, simultáneamente, la generación de grandes volúmenes de aceite usado, se benefician de importantes economías de escala en la recogida itinerante del residuo.

En el extremo opuesto se pagará hasta 4 veces más (más de 80 €/t de aceite usado) por la recogida en 6.600 municipios españoles (el 80% del total de municipios, incluyendo todo el medio rural español) en los que recoger el aceite usado requiere largos desplazamientos para obtener pequeños volúmenes.

El objetivo del nuevo sistema de financiación es adaptar ésta al entorno de bajos precios del petróleo (el barril de Brent ha perdido más de un 30% de su valor en los últimos 6 meses), aplicando las medias necesarias para seguir cumpliendo con las obligaciones de SIGAUS (en nombre de sus empresas adheridas) respecto a la recogida y gestión del aceite usado en España, financiando los déficits existentes en las actividades que realizan los gestores de aceites usados.

El nuevo sistema supondrá un importante esfuerzo económico para el SIG, que será asumido íntegramente por sus empresas adheridas, sin que sea trasladado, por el momento, al consumidor.