T-Systems presentó en la feria CeBIT de Hannover, recién finalizada, un kit de coches que transmite datos sobre el estado del vehículo al smartphone del conductor y a su concesionario.

De esta forma, los distribuidores pueden ponerse en contacto con estos conductores en cuanto se produce un incidente, para ofrecerles un servicio más personalizado y, al mismo tiempo, diferenciarse de otros concesionarios. El producto estará disponible para algunas marcas de coches a lo largo del segundo trimestre de este año.

Para establecer la conexión entre el vehículo y el smartphone del conductor es necesario enchufar un adaptador en el conector del OBD2 (On Board Diagnostics), que transmite, entre otros datos, el kilometraje, el voltaje de la batería y el estado de los frenos al teléfono del conductor vía bluetooth. Una aplicación contiene toda la información y el automovilista puede estar al tanto del estado de su coche en todo momento.

Dicha aplicación envía los datos diariamente por línea móvil a un servidor de T-Systems, que analiza la información y transmite los resultados relevantes a los concesionarios. A continuación, el concesionario utiliza la misma app para mandar al propietario del vehículo ofertas adaptadas a sus necesidades y le informa del estado actual de su coche.

El distribuidor está informado inmediatamente si un coche tiene previsto pasar la revisión o si el sistema detecta cualquier fallo. Asimismo, el taller sugiere una fecha para el mantenimiento del vehículo o le manda al conductor la información sobre el defecto que tiene el coche al smartphone del cliente.

"No queremos adentrarnos en el mercado de dispositivos de diagnóstico que monitorizan vehículos, pero lo estamos haciendo en una solución completa que acerca los concesionarios a sus clientes y mejora la calidad del servicio", destacó Horst Leonberger, jefe de la unidad de Connected Car de Deutsche Telekom.