Agentes de la Policía Nacional han interceptado en San Adrián de Besós (Barcelona) un envío de cocaína alojada en un vehículo mediante un sofisticado sistema de ocultación. Técnicos de la organización de narcotraficantes instalaron en el turismo un sistema conectado con el encendido del motor y el engranaje de marcha atrás del coche. Dicho sistema se activaba mediante una secuencia de acciones, a modo de código, que hacía desplazarse los asientos delanteros y permitía el acceso al habitáculo en el que se encontraba la droga, con capacidad para 50 kilos. Se ha detenido el conductor y único ocupante del coche, que transportaba 1 kilo de cocaína de gran pureza desde Madrid a Suiza.

El sistema precisaba para su apertura que unas acciones se llevaran a cabo secuencialmente para poder acceder el habitáculo oculto, por lo que los investigadores contaron con el apoyo del GOIT (Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas) para poder descifrar el código que dejaba al descubierto la droga.

Tras una laboriosa búsqueda, los especialistas lograron averiguar que haciendo girar el encendido del vehículo, engranando la marcha atrás y pulsando un botón, los asientos delanteros se inclinaban dejando al descubierto dos "caletas" con capacidad para unos 50 kilos de cocaína. En uno de los habitáculos, el de menor tamaño, se encontraba oculta la droga.