El Real Automóvil Club de España (RACE), como miembro del Programa EuroRAP, participa en el 13º informe en el que se analiza el nivel de riesgo en las vías que forman la Red de Carreteras del Estado (RCE). Para el cálculo de los resultados se han tenido en cuenta un total de 4.101 accidentes ocurridos en la Red de Carreteras del Estado en los años 2013, 2014 y 2015, de los cuales 1.036 fueron accidentes mortales con un resultado de 1.219 fallecidos, y 3.065 accidentes graves con 4.077 heridos graves. Todos estos accidentes se han asignado a 1.387 tramos de vías con una longitud de más de 24.805 kilómetros.

Al analizar cómo se distribuyen los sectores de carreteras de la RCE en función del Índice de Riesgo, un 72,7% de los tramos presenta un riesgo bajo o medio-bajo, el 14,1% presenta un riesgo medio y un 13,2%, un riesgo alto o medio-alto, sumando 3.264 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado con riesgo elevado. El trabajo ofrece 77 tramos de Riesgo Elevado, de los cuales 17 son tramos “Negros”, considerados de Riesgo Alto para la seguridad de sus usuarios. En ellos se ha producido una media de 143 accidentes mortales y graves cada año, que dejan una media de 36 fallecidos y 144 heridos graves. La Intensidad Media Diaria es de 4.835 vehículos/día.

El tramo de riesgo más peligroso de la Red de Carreteras de España de este año está en la N-435, entre los kilómetros 33,4 y 45,9 en Badajoz, entre el principio de la zona urbana de Almendral y el principio de la variante de Barracota. En estos 12,5 kilómetros de longitud se han producido cinco accidentes graves entre 2013 y 2015, con un resultado de tres fallecidos y cuatro heridos graves, y por tercer año consecutivo es un tramo considerado como de “Riesgo Alto”. De los cinco accidentes mortales y graves, uno corresponde a un usuario de motocicleta y otro a un usuario de vehículo pesado. La Intensidad Media Diaria de Vehículos es de 2.844 al día.

El perfil de tramo con nivel de riesgo elevado correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones a nivel y una IMD por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a vías con entre 2.000 y 10.000 vehículos día). Analizando el riesgo respecto del total de kilómetros por comunidades autónomas, Cantabria presenta una mayor proporción de vías de riesgo elevado, con un 20,87% de las vías, seguida de Aragón (18,84%), Castilla y León (15,58%) y Principado de Asturias (15,3%).

Los tramos de riesgo reducido (Bajo y Medio-Bajo) han aumentado del 69,7% del pasado año al 72,7% actual, en parte por la reducción de la movilidad registrada en los últimos años. Por su parte, el número de kilómetros de riesgo elevado (Alto y Medio-alto) se han reducido del 14,1% del año 2015 al 13,2% de la actualidad.

Por otro lado, los vehículos pesados están presentes en torno al 22% de los accidentes mortales y graves. El 13,5% de los accidentes mortales y graves donde hay implicados vehículos pesados se produce en 20 tramos de carreteras, frente al 9,7% de los resultados globales. Algunos de los tramos con mayor proporción de accidentes mortales y graves con vehículos pesados de la Red de Carreteras del Estado son la N-340 (Castellón), del Km. 1038 al 1050, donde se han producido en tres años siete accidentes graves; la M-50 (Madrid), entre los Km. 45,8 y 51,5, donde se han producido tres siniestros graves; y la N-232 en Zaragoza, entre los Km. 269 y 296,8, con tres accidentes mortales y siete graves.