Los concesionarios españoles ven con cierto optimismo el futuro, ya que la mayor parte de ellos considera, en general, que están preparados para los retos que tendrán que afrontar en el futuro. A esta conclusión llega el informe “V_CON”, elaborado por la consultora MSI para Faconauto, que ha sido presentado en el transcurso del XXVII Congreso de Faconauto, y que ha estudiado el grado de satisfacción de los distribuidores con las marcas que representan.

El estudio, que ha recogido los datos de más de 700 concesionarios de 15 fabricantes, lo que supone el 31% del mercado nacional, ha arrojado que Volvo es la marca más valorada por sus concesionarios, seguida por la española SEAT y por Mercedes-Benz. También pone de manifiesto que la mayor parte de las redes no están satisfechas con la rentabilidad de sus negocios. En este apartado, los concesionarios más satisfechos vuelven a ser los de Mercedes-Benz, Volvo y SEAT.

Los distribuidores de estas tres marcas, y por el mismo orden, también son los que valoran más positivamente el retorno de las inversiones realizadas, un apartado en el que un porcentaje más amplio de los concesionarios muestra su descontento. Eso sí, también una mayoría confía en que la marca les dará soporte para desarrollar su negocio en los próximos años.

Respecto a la política comercial, son los concesionarios SEAT, seguidos de los de Audi y los de Suzuki, los que se manifiestan más conformes. Sin embargo, la mayoría de las redes considera insatisfactorio el sistema de remuneración elegido por sus marcas, así como la aportación que éstas hacen a las campañas de publicidad. De igual modo, son muchas más la redes que valoran la práctica de la automatriculación como “poco rentable para sus negocios”.

En algo tan controvertido siempre como son los estándares que la marca exige a sus concesionarios, son los de Mazda, Suzuki y SEAT los que los consideran más “razonables”. Y sólo la mitad de los distribuidores consultados cree que estos estándares les ayudan a aventajar a su competencia.

Por otro lado, el estudio recoge la valoración que las concesiones hacen de la orientación de las marcas hacia el cliente. Los de Volvo, Mercedes-Benz y BMW son los que están más alineados con las iniciativas llevadas a cabo al respecto. Pero en este apartado, la mayor parte de las redes sí que acepta que el fabricante lo está haciendo bien en el seguimiento digital de los clientes, así como en el desarrollo de tecnologías de ayuda a la conducción, y no tanto en el posicionamiento que tienen respecto al 'carsharing' y a la introducción del vehículo eléctrico.