Alkar ha presentado sus nuevos faros LED con AFS, faros inteligentes que se adaptan constantemente a las condiciones de la conducción, la circulación, el terreno y la meteorología. Los faros AFS (siglas en inglés de Sistema Avanzado de Iluminación Frontal) son faros que, conectados a un ordenador y a una serie de sensores (y, a veces, a un GPS), adaptan sus haces de luz a la velocidad, el tipo de conducción que se practique, la dirección del coche, el estado de la carretera y el tráfico.

El sistema funciona en tres modos: ciudad, carretera convencional y autopista. El modo de carretera convencional se activa entre 0 y 15 km/h y entre 50 y 90 km/h. Los faros delanteros derecho e izquierdo están situados en la posición inicial. En el modo de ciudad, el haz de luz es más amplio y corto que en el de carretera convencional, ya que aquí es donde se requiere una óptima iluminación del pavimento y los cruces. Además, están pensados para reducir el deslumbramiento y actúan cada uno por su cuenta, pudiendo iluminar de forma asimétrica.

En la iluminación tradicional, la función de iluminación principal del faro LED se separa en “Multi-reflector (MR)” y “Módulo de proyección”. Aprovechando el tamaño pequeño y la alta eficiencia del LED, puede ayudar a los diseñadores ópticos a cumplir con los requisitos de las reglas con un espacio de módulo más pequeño. Hay una función de la iluminación tradicional que es el centro de atención: “Sistema de iluminación frontal adaptable (AFS)”. Recientemente, muchos fabricantes de automóviles utilizan la fuente de luz LED para AFS. También de esta manera, abre otro campo de aplicación de los LED.

La otra novedad de Alkar son las luces de circulación diurna DRL. Las DRL son un tipo de luces instaladas en todos los vehículos que actualmente salen al mercado, pensadas para ser vistos y no para iluminar. Mejoran la visibilidad del vehículo durante el día, ayudando así a reducir los accidentes.

Según cada fabricante, las DRL pueden ir incorporadas en la óptica de faro o en la parte inferior del paragolpes, permitiendo la iluminación con lámpara halógena o con diodos LED. Se activan automáticamente cuando el vehículo está encendido y emiten una luz blanca, amarilla o ámbar. Para ello se utilizan luces de circulación diurna como complemento a los faros de los coches o a los circuitos de las luces de conducción.

La aplicación principal de la iluminación LED se emite mediante el principio de guía de luz. La luz se emitirá a un interior de plástico transparente mediante óptica geométrica. El uso de la microestructura hará que la luz se transmita hacia la parte trasera, y la luz tendrá una distribución uniforme en el elemento de guía de luz. Por otro lado, la microestructura también puede asignar la proporción de luz. Hará que la posición de la proyección esté en línea con las pruebas reglamentarias después de que se emita la luz, y alcance la estética visual y el sentido de la moda.