A principios del siglo XX, las impurezas que incluía el carburante de aquel entonces provocaban numerosos fallos en los motores. Bosch logró solucionar este problema en 1930 mediante unos filtros de carburante que protegían los sistemas de inyección de los motores diésel -y, más adelante, también los de gasolina- de los elementos contaminantes. Aunque el primer filtro de carburante Bosch utilizado hace 90 años ya era bastante eficaz, debía limpiarse muy a menudo.

bosch filtros combustible 1939

Años después, Bosch dio con la solución: en 1936, se utilizó, por primera vez, un papel especial como medio de filtrado. Este material, aunque ha ido mejorando y su desarrollo se ha ido perfeccionando desde entonces, sigue utilizándose en la actualidad por sus buenos resultados de limpieza.

Los ingenieros de desarrollo de Bosch también han ido desarrollando soluciones a otros retos relacionados con las tecnologías motoras. En 1998, por ejemplo, se lanzó al mercado el filtro diésel con separador de agua para sistemas common-rail. En 2001, se desarrolló un filtro de gasolina especial para los módulos de suministro integrados en el depósito del vehículo y en 2009, un filtro diésel common-rail para motores de biodiésel.

Bosch asegura que sus filtros de recambios cumplan los mismos estándares que los de primer equipo gracias, según la compañía, “a unos materiales de alta calidad, un procesamiento exhaustivo y unos exigentes controles de calidad”.

Los vehículos híbridos, eléctricos o de pila de combustible también necesitan filtros para proteger sus motores y sistemas de propulsión. Elementos como el combustible, el aire, el agua o el aceite para la lubricación de los motores, o el aceite para los sistemas de refrigeración de las baterías, deberán de estar también debidamente protegidos y trabajar en condiciones de limpieza adecuadas.

Asimismo, los filtros para el habitáculo seguirán garantizando un aire limpio en el interior del vehículo. Para ello, Bosch ofrece un programa de filtros para Aftermarket que cuenta, actualmente, con una cobertura del parque que supera ya el 95%, un abanico en el que también confían los conductores.