Los motores modernos con inyección directa de gasolina y turbocompresor requieren de sus bujías unas altas exigencias de resistencia y fiabilidad. Por ello, Bosch lanza la nueva bujía EVO que, gracias a un diseño optimizado del aislante y a su alta rigidez dieléctrica aumentada a 45 kV, resiste incluso los procesos de combustión irregular, conocidos como 'mega knocking', que pueden suceder en motores modernos altamente desarrollados.

La nueva bujía Bosch EVO ha sido desarrollada para garantizar un encendido fiable en los motores de inyección directa de gasolina turboalimentados. Para poder hacer frente a un aumento de la presión, como puede ocurrir en los casos de 'mega knocking', es muy robusta tanto desde el punto de vista mecánico, como térmico y eléctrico. El pin de iridio con soldadura láser en el electrodo central, así como una placa de platino en el electrodo de masa garantizan su larga vida útil y su alta resistencia al desgaste.

Con un diseño mejorado en el aislante, las bujías EVO se adaptan bien a repetidos montajes y desmontajes. En su instalación, se debe respetar el par de apriete correcto bajo cualquier circunstancia, ya que con ello se asegura el posicionamiento y la orientación exacta de la bujía dentro de la cámara de combustión.

Las bujías Bosch EVO se producirán en la planta de Bosch en Bamberg (Alemania) y estarán disponibles a partir del mes de octubre, marcando el inicio de una ampliación de la gama. En una primera etapa, se lanzarán bujías EVO para motores modernos de inyección directa de gasolina en vehículos Volkswagen y Mercedes-Benz.

Dependiendo del tipo de motor, las demandas que éstos imponen a las bujías varían mucho. En colaboración con los fabricantes de automóviles, Bosch desarrolla bujías de equipo original adaptadas a los requisitos específicos de cada uno. Durante la producción, Bosch utiliza diferentes aleaciones de electrodos que ofrecen diferentes ventajas para, entre otras cosas, cumplir con los requisitos específicos de cada motor. Las técnicas especiales de producción, desarrolladas por Bosch, como un proceso de niquelado en la rosca y cuerpo, utilizado también en las nuevas bujías EVO, garantizan una mejor protección contra la corrosión y una larga vida útil.