Las pastillas de freno están fabricadas en la propia planta de producción Comline, lo que permite un control completo de selección de materias primas, especificaciones y procesos de prueba. Cuentan con cuñas de refuerzo RMR (Goma-Metal-Goma) en más de 500 referencias populares para reducir el ruido y eliminar el chirrido.

Todas las pastillas están certificadas bajo la norma ECE R90, regulación que estipula que una pastilla debe oscilar entre +/- 15% del equivalente al equipo original en específicas pruebas de rendimiento. Las pastillas Comline van más allá de los requisitos R90, e incluyen pruebas adicionales 'R90 +' como: ensayo de cizallamiento, pruebas de desgaste, prueba AK Master (en banco dinamométrico) y pruebas de ruido a velocidad y presiones variadas. Las pastillas de freno Comline están disponibles para turismos, vehículos comerciales ligeros y aplicaciones comerciales.

En cuanto a los discos de freno Comline, están fabricados con materias primas elegidas para garantizar mayor durabilidad y tracción, elaboradas bajo una fabricación precisa, que forman discos de freno de alto calibre y última tecnología.

La gama Comline comprende más de 1.350 discos de freno, de los cuales 600 son recubiertos y más de 30 con sensor ABS y rodamiento integrado. Los discos de freno revestidos Comline se someten a un proceso de 9 etapas que aplican un revestimiento anticorrosivo especializado que garantiza una calidad superior y una apariencia de máxima duración detrás de la llanta de aleación.

Gracias a su revestimiento anticorrosión especializado a base de agua, todos los discos revestidos de Comline llegan listos para su instalación sin necesidad de una limpieza o desengrasado. Diseñados para mantener una estética de alta calidad kilómetro tras kilómetro, los discos revestidos de la marca también ofrecen un alto nivel de protección contra la corrosión antiestética en comparación con los tradicionales productos revestidos a base de aceite. Esta característica es esencial para los vehículos equipados con llantas de aleación donde la presencia de un disco oxidado afectará negativamente el aspecto de la rueda.

Fabricados en instalaciones con capacidad de producción mundial y utilizando las mejores materias primas, especialmente seleccionadas para una dureza, resistencia a la tracción, estructura y composición química de alta calidad, brindan una garantía de 3 años o 60.000 kilómetros en toda su gama de discos de freno.